9 consejos para el sexo anal

El sexo anal puede ser muy divertido y placentero, tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, en ambos casos hay una serie de recomendaciones que debemos seguir, hoy las hemos querido resumir en estos 9 consejos para el sexo anal.

No la penetres analmente por sorpresa

Penetrar analmente a alguien por sorpresa puede ser algo de lo más doloroso y desagradable. El ano es un orificio aún más intimo que la vagina, y que necesita ser mimado antes de poder ser penetrado con un dedo y más aún con un pene. Para una mujer, no tiene nada que ver la penetración vaginal y anal, de modo que «penetrar por equivocación» el orificio anal puede dar lugar a un grito de dolor.

Siempre serán necesarios los preliminares

Puede que para el sexo vaginal los preliminares sean opcionales, pero para el sexo anal son imprescindibles. Bastante lubricante y un poco de paciencia son necesarios para dilatar el esfinter lo suficiente, sobre todo si pretendes meter el pene.

Empieza despacio y ve poco a poco

Lo que la mayoría adora del sexo anal es lo apretado que se siente, y sin embargo esto al mismo tiempo es el principal problema cuando empezamos. La clave está en conseguir que el esfinter se relaje, y para ello debemos ir despacio, poco a poco.

No la metas demasiado pronto

Date cuenta que un pene es más o menos como meter tres dedos, si no puedes meter tres dedos, será dificil que metas el pene. En cualquier caso, si tu pareja te pide que pares, debes parar y punto final. Puede que ese día no esté de humor y deberás aceptarlo, porque la penetración anal es más compleja que una penetración vaginal, y requiere que ambos estén de humor para llegar hasta el final.

No la metas muy fuerte

Yo se que en las películas para adultos aquello parece un tunel y que muchas actrices parecen no sentir nada, pero esto tiene diversas explicaciones. El caso es que en la vida real, el sexo anal no suele ser tan salvaje, no es recomendable peentrar por el ano muy fuerte, mejor dejarla siempre dentro y hacer el vaivén de la penetración.

No olvides la respiración para relajar

Muchos lo ignoran, pero la respiración profunda ayuda mucho en la penetración anal. Ayuda a relajar todos esos músculos de abajo, simplemente inhalando aire profundamente y luego soltándolo poco a poco. Además de la respiración, no debemos olvidar la lubricación, cuando más lubricante uses, más fácil será ya que mejor resbalarán los dedos y el pene.

Olvida las cremas y lubricantes relajantes

Estos productos funcionan, pero lo que hacen es anular muchas de las sensaciones, es como entumecer o adormilar una parte de las terminaciones nerviosas, y por tanto camuflamos tanto el dolor como el placer. En el sexo anal no debe haber dolor, si lo hay es porque lo haces mal.

Usa protección para el sexo anal

Da igual si sois una pareja estable, para el sexo anal siempre es recomendable usar protección. Hay dentro hay bacterías y un pene tiene demasiadas zonas expuestas donde se podrían generar infecciones. Tampoco se te ocurra pasar de una penetración anal a una vaginal, ya que igualmente puedes provocar infecciones en la vagina.

No practicar sexo anal durante el embarazo

Hay quien piensa que la penetración vaginal durante el embarazo pone en riesgo al feto, y sin embargo muchos especialistas consideran que practicar el sexo anal durante el embarazo podría ser mas perjudicial, sobre todo en lo que se refiere a pasar bacterias del recto a la vagina.

Las infecciones vaginales durante el embarazo pueden ser mucho más dificiles de tratar y pueden tener consecuencias mucho más serias, de modo que si queremos hacerlo durante el embarazo, debemos extremar las medidas de higiene y no tratar de emular a esos actores insensatos que pasan de un orificio a otro como si tal cosa.

Espero que estos consejos para el sexo anal os hayan resultado útiles, si quieres añadir alguno más o comentar alguno de ellos, puedes dejar un comentario más abajo.