Archivo de la categoría: Sexo anal

Guía para usar un enema

Está claro que no es de lo más habitual, pero como muchas personas quieren ser extremadamente pulcras a la hora de practicar el sexo anal, hemos creído interesante publicar una pequeña guía para usar un enema.

No es nada complicado, simplemente hay que hacer las cosas con cuidado y con los materiales adecuados. Antes de comenzar asegurate de que tienes a mano todo lo necesario: una toalla, un trapo para limpiar, un enema listo para usar y lubricante.

Los enema se pueden comprar en las tiendas eróticas o sex shop, es un accesorio de lo más habitual en el mundo del porno, pero que también nos puede resultar muy útil para disfrutar en casa del sexo anal.

Sigue leyendo

Anos dilatados y dildos gigantes

Hay quien se pirra por los anos dilatados, los que sueñan o disfrutan practicando fisting anal, y experimentan con todo tipo de juguetes sexuales – como los dildos gigantes – en ese agujero negro que parece no tener fin. Pero para llegar a conseguirlo se necesita mucha práctica y bastante lubricante.

Olvidate de drogas como los poppers, lo suyo es usar lubricante anal y en todo caso dilatadores o relajantes anales en gel o spray que destensan los tejidos y facilitan la penetración. Tampoco se trata de abusar de ellos, es decir, aplicar el spray y tratar de meter lo que sea… en el sexo anal las prisas no son buenas, la dilatación anal toma su tiempo, ya de lo contrario podemos provocar dolor o llevarnos sorpresas.

Haz click en la imagen para ver ofertas

Entre los más vendidos está el Analyse Me! de la marca Pjur, el Eros Explorer, o el Eros Relax Woman, tres spray relajantes creados para el disfrute anal. Estos productos son seguros, sin embargo nunca se puede descartar una posible reacción alérgica, por tanto es recomendable aplicar un poco en el brazo antes de rociar el ano.

Sigue leyendo

Sexo anal, ¿el agujero equivocado?

Ya en alguna ocasión hemos hablado del sexo anal, una práctica sexual mucho más habitual de lo que se piensa, de hecho en el video de hoy abordan con bastante buen humor el tema de experimentar una penetración anal, y lo que en principio se pensaba que había sido un error por meter el pene en el agujero equivocado, luego tiene un final feliz.

Ducha anal

A la hora de disfrutar del sexo anal uno de los consejos más habituales aparte de usar lubricante, es el realizar una ducha anal, especialmente si tenemos en mente llevar a cabo prácticas como los besos negros, el fisting u otras actividades sexuales similares.

La ducha anal o enema se viene utilizando en distintas culturas a lo largo y ancho del planeta desde tiempos inmemoriales en el ámbito de las relaciones sexuales. Básicamente consiste en introducir chorros de agua tibia en el recto que se expulsarán posteriormente junto con los restos que allí pudiera haber.

Con este sencillo acto evitamos en gran medida cualquier cualquier tipo de sorpresa incómoda durante las relaciones sexuales. Por si se te está pasando por la cabeza, te comento que el uso del jabón no es recomendado ya que pueden irritar las paredes internas y eliminar la mucosa que protege las membranas del recto.

Si quieres comenzar a usar una ducha anal, no tienes más que acceder al escaparate del buscador de Jugetes eróticos Coompra.com y escoger el modelo que más te guste.

Puedo quedarme embarazada practicando sexo anal?

Realmente piensas que puedes quedarte embarazada practicado sexo anal ¿o simplemente es una mera sospecha?. Lo cierto es que si una tiene unos conocimientos mínimos sobre cómo funciona el aparato reproductor femenino, sabe que es totalmente imposible que esto ocurra.

El sexo anal cada vez está más de moda, antes había mucho tabú con respecto a esta práctica, y sin embargo en los últimos años se ha observado en las encuestas que cada vez más jóvenes optan por esta practica para no perder la virginidad vaginal, o bien simplemente por experimentar algo diferente.

En cualquier caso, la única manera de quedarte embarazada es mediante la penetración vaginal. Eso si, también conviene tener presente que el pene segrega lo que se conoce como líquido preseminal, el cual contiene espermatozoides y que por tanto tiene la capacidad de depositador espermatozoides en el aparato genital femenino aún sin haber llegado a la eyaculación.

Sigue leyendo