Bolas tailandesas

Si has llegado aquí seguramente es porque hayas oído hablar de las bolas tailandesas, unas bolas para uso anal que pueden usar tanto hombres como mujeres independiente de su orientación sexual. La función de estas bolas es estimular el esfínter y de paso masajear la próstata en el caso de los hombres.

Pero vayamos por partes, como ves en la imagen superior las bolas tailandesas, o anal beads en inglés, es un juguete erótico muy sencillo, perfecto para iniciarse en los placeres anales ya que son pequeñas y suelen tener bolas de menor a mayor tamaño, así podemos introducir en el ano hasta el tamaño deseado.

Suelen estar fabricadas en silicona y van unidas a un cordón del mismo material, a final de él vemos que hay una anilla que sirve para extraer las bolas. En el caso de las bolas tailandesas las bolitas más pequeñas miden menos de 1 cm y las más grandes unos 2,5 cm, con lo cual tampoco es gran cosa.

No debes confundirlas con las bolas chinas, las cuales son para uso vaginal y son bastante más anchas, además suelen ir a pares, mientras que las bolas tailandesas son al menos 3 o 5 e incluso hasta 10 como en el modelo que vemos arriba.

Uso de las bolas tailandesas. Pues es bien sencillo, no tenemos más que aplicar lubricante a las bolas y en la zona anal, relajarnos e ir introduciéndolas. Recuerda que no hace falta meterse todas, a continuación podemos jugar al mete saca o bien pasar a otra cosa: sexo oral, caricias, masajes, hacer el amor… y cuando estemos próximos al orgasmo estar atentos, ya que lo suyo es ir sacándolas poco a poco mientras disfrutamos de un orgasmo.

En cuanto a seguridad e higiene, siempre que compres marcas de calidad no tienes de qué preocuparte, los productos están testados y son los suficientemente resistentes y los materiales totalmente seguros e hipoalergénicos. Para limpiarlas no tienes más que usar un poco de jabón y luego secarlas bien, así te durarán mucho tiempo.

Comprar bolas tailandesas