Cómo encontrar el punto G de tu pareja

Encontrar el Punto G de tu pareja es bastante sencillo, con ello conseguiremos darle placer de una manera diferente e incluso podemos conseguir que alcance muy buenos orgasmos. Si eres una chica, puede que te interese el artículo cómo encontrar tu Punto G, ya que hoy os proponemos cómo encontrar el de tu pareja en esta mini guía:

Excítala. El punto G es mucho más fácil de sentir cuando tu pareja está excitada, así que tomate tu tiempo para excitarla antes de darle cualquier estimulación interna. Dale lo que más le gusta, por ejemplo: un masaje por todo el cuerpo, masajea su clítoris con tus dedos o con ayuda de un vibrador, hazle sexo oral.

Penetrala. Cuando tu pareja esté lista para ser estimulada internamente (¿Cómo saberlo? Nada más fácil que preguntar!), comienza asegurándote de que estás en una postura cómoda para introducir un par de dedos en la vagina, con la palma de tu mano hacia arriba. No necesitas penetrarla demasiado puesto que el Punto G se encuentra a unos 4 cm de la entrada de la vagina.

Estimúlalo. El punto G responde más a la presión que al masaje, así que el método más sencillo y efectivo es juntando tus dedos indice y corazón o corazón y anular (como te sea más fácil, personalmente prefiero la segunda opción). Con ella tumbada boca arriba, introduciremos ambos dedos juntos con la palma de la mano hacia arriba. Una vez dentro de la vagina notarás un tejido húmedo y esponjoso, si es así vas bien, sino simplemente buscalo porque es fácil de encontrar ya que al tacto nada tiene que ver con el resto de las paredes de la vagina.

Consejo. La idea es que con ambos dedos comenzamos a presionar el tejido esponjoso como si le hiciéramos a alguien un gesto de “ven aquí” o como si intentáramos cerrar la mano. Deberás fijarte en la cara de tu chica o preguntarle si le gusta con más o menos presión y si quiere que vayas más o menos rápido.

Prueba con un juguete. Existen muchos juguetes erótico pensados para el estimular el punto G, estimulan de la misma manera que tus dedos, por medio de la presión, pero además algunos incorporan diferentes texturas y vibración. Los puedes usar por ejemplo mientras estimulas su vulva con la lengua…

Hablar. Muy importante durante las relaciones sexuales, cada persona siente las cosas de manera diferente por motivos físicos y psicológicos, así que es bueno que habléis para ir descubriendo lo que os gusta más, así el resultado siempre será positivo.