Cómo se hace el amor

Son las diez de la noche en casa de Carlos, Leticia vino a cenar y luego se pusieron a ver una película, y en estos momentos se encuentra disfrutando de la misma tumbados el uno al lado del otro en el sofá.

A medida que transcurre el tiempo, advierten que no se pueden concentrar en la película, a causa de una serie de cambios que están ocurriendo en sus cuerpos luego de unos besos románticos y algunas caricias tímidas que se dejan rodar entre sus piernas. Su respiraciones se han acelerado y sus corazones laten tan rápido que parece que se vayan a salir de sus pechos. Ella siente que su vagina comienza a humedecerse y él que su pene empieza a aumentar de tamaño…

¿Pero, qué está pasando? Se trata de un proceso natural, puro instinto al que los sexólogos llaman el ciclo de la respuesta sexual, y sentir deseo sexual es la primera parte del ciclo. La segunda es fase es la de la excitación sexual, que es la manera en que el cuerpo responde al deseo. En ambos sexos se produce un aumento de flujo de sangre, en el caso de la mujer provoca que se dilate el clítoris y se humedezca la vagina, en el caso del hombre el pene se pone erecto.

La tercera fase sería el orgasmo, y justamente antes de llegar a este punto es que entra el tema de hoy, cómo se hace el amor. Cómo interactuamos con la otra persona para que ambos disfruten y alcancen el orgasmo.

Muchas personas en algún momento de su vida se preguntan cómo se hace el amor, algunos se agobian antes de su primera vez o durante sus primeras experiencias, pero lo cierto es que para ser un buen amante no es necesario tener cualidades especiales, ni tener profundos conocimientos sobre sexualidad, en buena medida son nuestros instintos naturales y la comunicación la otro persona los que mejor nos van a guiar.

Tener relaciones sexuales con amor implica un deseo por ambas parte, y unos sentimientos que van más allá de la mera atracción física. Algunos aspectos importantes a tener en cuenta cuando se hace el amor son el respeto, el deseo, y la responsabilidad.

Respeto. El respeto es importante porque no debemos forzar a la otra persona a hacer lo que no desea, hacer el amor se trata de dar y recibir satisfacción sexual, y cuando obligamos a alguien a hacer algo no le estamos dando satisfacción. Y al seducir a otra persona empleamos el respeto y los buenos modales, al llegar a la cama, que es un momento más íntimo, deberíamos seguir manteniendo esa actitud.

Deseo. El deseo también es primordial cuando se hace el amor, cuando hay amor y pasión el deseo sexual siempre está a la vuelta de la esquina, no obstante para mantener viva la llama es recomendable seducir y dejarse seducir para que los encuentros sean siempre algo excitante.

Responsabilidad. Cuando se hace el amor, se hace con el corazón pero también se hace con la cabeza, la sexualidad es algo excitante y placentero, pero también es algo serio ya que si por ejemplo mantenemos relaciones sexuales sin protección podemos encontrarnos con un embarazo por sorpresa o contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

Existe una gran variedad de métodos anticonceptivos que nos ayudan evitar embarazos no deseados y muchas enfermedades de transmisión sexual, el no usarlos es una actitud irresponsable que posiblemente te traiga consecuencias desagradables.

Consejos para hacer el amor

Para incrementar el deseo podemos crear una atmósfera agradable, podemos emplear por ejemplo aromas gracias al incienso o las velas aromáticas, poner una música romántica o relajante, quizás alguna copa de vino o algo de fruta con la que estimular nuestros sentidos del gusto y el olfato.

A la hora de hacer el amor no hay que ser egoísta, si sólo piensas en obtener placer, o únicamente te centras en darle placer a tu pareja, la situación no va a estar equilibrada y puede provocar cierta insatisfacción en uno de los dos con el paso del tiempo.

En ocasiones cuando sentimos una gran atracción hacia la otra persona tendemos a querer darle el máximo de placer sin pensar en nosotros mismos, esto puede dar como resultado que la otra persona se acostumbre a esta situación y con el paso del tiempo se olvide de darte placer a ti… por tanto es importante mantener un cierto equilibrio.

Para disfrutar aún más cuando hacemos el amor es recomendable tener seguridad en uno mismo, sentirse sexy y hacer sentir a la otra persona que también lo es, hacerle ver nuestro deseo sexual, la atracción que sentimos.

Otros consejos para hacer el amor sería enfocarlo como algo divertido, algunas personas se bloquean, tienen demasiadas cosas en mente, no quieren quedar mal o decepcionar a su pareja, y al final este estrés es el que realmente nos puede traer problemas… tómalo con un juego, se creativo, ve sin prisas, ir descubriendo la sexualidad el uno del otro y la respuesta que provocan los diferentes estímulos en cada parte del cuerpo, por ejemplo no es lo mismo besar en el cuello que en los labios o en el pecho, o una caricia en la mejilla que una caricia entre los muslos.