Como tratar el vaginismo

Debemos entender el vaginismo como un trastorno sexual provocado por el miedo que siente la mujer a ser penetrada. Este miedo provoca en ella de manera consciente o inconsciente una contracción de los músculos que rodean la entrada de la vagina, dificultando e incluso imposibilitando la penetración.

Al igual que otros trastornos sexuales, el vaginismo se puede tratar, pero para ello es más que recomendable acudir a un especialista, ya que por una lado se va a tratar de averiguar cual es la fobia o el miedo que provoca esa contracción muscular, y por otro lado se va a proponer a la mujer un tratamiento físico que la ayude a relajar esa tensión.

En este tipo de tratamientos se suelen emplear diferentes artefactos o juguetes eróticos que permiten a la mujer disfrutar de su sexualidad, que le permiten incluso alcanzar el orgasmos y que sobre todo la van a ayudar a relajar esos músculos que se contraen alrededor de la entrada de su vagina.

Algunos de estos artefactos son por ejemplo los dildos o consoladores, una los puede encontrar de diferentes grosores de manera que podemos empezar por uno del grosor de un dedo y de ahí ir aumentando hasta el tamaño de un pene normal que suele rondar entre 3 y 4 cm aproximadamente.

Otros productos que se emplean a medida que la mujer va mejorando es el uso de las bolas chinas, combinándolas también con los ejercicios de kegel, los cuales han demostrado ser beneficiosos a la hora de tonificar el suelo pelvico femenino y a mejorar las relaciones sexuales tanto para la mujer como para el hombre.