Ducha anal

A la hora de disfrutar del sexo anal uno de los consejos más habituales aparte de usar lubricante, es el realizar una ducha anal, especialmente si tenemos en mente llevar a cabo prácticas como los besos negros, el fisting u otras actividades sexuales similares.

La ducha anal o enema se viene utilizando en distintas culturas a lo largo y ancho del planeta desde tiempos inmemoriales en el ámbito de las relaciones sexuales. Básicamente consiste en introducir chorros de agua tibia en el recto que se expulsarán posteriormente junto con los restos que allí pudiera haber.

Con este sencillo acto evitamos en gran medida cualquier cualquier tipo de sorpresa incómoda durante las relaciones sexuales. Por si se te está pasando por la cabeza, te comento que el uso del jabón no es recomendado ya que pueden irritar las paredes internas y eliminar la mucosa que protege las membranas del recto.

Si quieres comenzar a usar una ducha anal, no tienes más que acceder al escaparate del buscador de Jugetes eróticos Coompra.com y escoger el modelo que más te guste.