Ejercicios Kegel para hombres y mujeres

El suelo pélvico tanto de hombres como de mujeres está compuesto por varios grupos de músculos, conocidos como músculos pubococcígeos, elevadores del ano o músculos perineales. Por tanto es un error hablar de un sólo músculo.

A pesar de su importancia, estos músculos pasan bastante desapercibidos a lo largo de nuestra vida, en el caso de las mujeres éstas si toman mayor conciencia de ellos tras el embarazo, ya que en ocasiones se les recomienda ejercitar dichos músculos con idea de tonificar o restaurar la tensión muscular.

Esto mismos músculos también son los encargados mantener los genitales y sistema urinario en su sitio, con lo cual también se ejercitan para corregir la incontinencia urinaria provocada al realizar esfuerzos, e incluso al toser o estornudar.

De esta manera llegamos a los ejercicios del Dr. Arnold Kegel, o simplemente: ejercicios de Kegel. Un tratamiento médico que no requiere prescripción y que tampoco tiene efectos secundarios. Llevan este nombre porque él fue el primero que los propuso allá por 1952, cuando publicó un informe en el que sostenía que las mujeres que realizaban estos ejercicios se volvían orgásmicas con mayor facilidad, frecuencia e intensidad – no suena nada mal… –.

Y es que éstos son también los músculos que se contraen durante el orgasmo, tanto en los hombres como en las mujeres, por tanto es normal que si los ejercitamos, éstos serán capaces de contraerse con más fuerza, logran así orgasmos más potentes.

Realizando únicamente este tipo de contracciones es poco probable que lleguemos al orgasmo, en todo caso nos puede excitar por el hecho de hacer que llegue más sangre a la zona genital. Lo que si es muy recomendable y placentero, es realizar este tipo de contracciones durante el coito, la mayoría de hombres encuentran muy excitante el sentir cómo las paredes de la vagina o el esfínter aprietan el pene durante la penetración.

Así que si quieres profundizar en el tema de los ejercicios Kegel, te recomiendo leer estos artículos: