Eyaculación y buenos modales

Las mujeres tienen la suerte de que pueden tener un orgasmo casi en cualquier lugar sin dejar atrás cualquier sustancia reveladora, salvo en casos de squirting. Los hombres, por otro lado, sabemos que el resultado final de nuestro placer incluye limpiar los pringosos chorrillos de semen.

Por tanto, esto implica que uno debe tener un plan de etiqueta o buenos modales tras cada eyaculación, que incluye dónde eyacular, dónde no y cómo limpiar. Este plan de acción depende en buena medida de si a tu pareja le gusta o le disgusta, así que asegurate de tener una idea clara de donde ella traza la línea a la hora de recibir tus fluidos en el clímax.

Eyacular dentro de ella

Si tienes relaciones sexuales sin condón (algo que sólo se debe hacer con una chica que estemos seguros de que no tiene ninguna ITS), es probable que termine por eyacular dentro de ella. Asegúrese de tener su permiso, y comprender la situación de control de la natalidad antes de penetrar. Esta opción evita la mayor parte de responsabilidad de la limpieza ya que el semen queda dentro de ella. Ella probablemente se excusará para ir al baño y limpiarse allí. Como parte de los buenos modales a la hora de eyacular conviene que no la engañes, es decir, no le digas que no vas a eyacular dentro de ella y luego lo hagas.

Eyacular con condón

Cuando se utiliza la protección, el condón se debe quitar inmediatamente después de eyacular, antes de perder la erección. Esto evitará que el esperma se escape y se derrame en ella o en la cama. Lo ideal es atar el extremo para evitar las fugas y colocarlo en la basura – no el inodoro o ni en el suelo.

Eyaculación en la boca

Los buenos modales en lo que respeta a la eyaculación en la boca son un poco más complejos. En primer lugar, tienes que determinar si quiere tragar el semen. Una vez tenemos esto claro, es bueno hacerle saber cuando va a llegar nuestro orgasmo para que ella se pueda preparar para tragar o para evitar atragantarse o para cambiar a otro método de estimulación, como el uso de la mano. Como parte de los buenos modales a la hora de eyacular durante el sexo oral, no debes sujetar su cabeza para que ella no tenga más remedio que tragar, porque esa es la mejor manera de no conseguir ninguna mamada más.