Hermanas y sexualidad

Crecer en una familia con muchas hermanas puede hacer que un hombre sea menos sexy o atractivo para las féminas, al menos en el caso de las ratas. Un nuevo estudio publicado en Psychological Science, un periódico de la Association for Psychological Science, descubrió que el ratio de sexualidad – machos y hembras – de una familia de ratas puede influenciar en el comportamiento sexual de una rata macho y en cómo ésta interactúa en un futuro con las hembras.

Un psicobiólogo de la Universidad de Texas está especialmente interesado en qué tan pronto afecta en su comportamiento futuro el ratio de sexualidad de nuestra familia. Esta es un área que ha recibido mucha atención últimamente, igual que las investigaciones centradas en la importancia de la posición del feto en el útero durante el embarazo.

Por ejemplo, un feto hembra que pasa el embarazo emparedada entre dos hermanos macho crece desarrollando una aptitudes más masculinas porque estuvo expuesta a las hormonas masculinas. Otras investigaciones han descubierto que el ratio de sexualidad de una camada afecta al comportamiento en la edad adulta.

Por tanto, lo que los investigadores de Texas han pretendido es separar los factores que pueden tener algún efecto antes y después del nacimiento. Para ellos, la vida es un proceso continuo, tu eres un feto, luego naces y estás en una familia. Cada uno de estos periodos puede ser importantes y no tienen por qué tener el mismo efecto.

Cuando nacía una rata, los investigadores contaban el número de hermanos y hermanas de la camada para determinar el ratio de sexualidad. Entonces unían camadas de tres maneras diferentes: haciendo que hubiera camadas con predominio de hermanos, con predominio de hermanas y por último camadas equilibradas en el número de machos y hembras. Entonces sólo quedaba esperar y observar el comportamiento de la madre con sus crías. Una vez que los machos crecían, los ponían a prueba para ver cómo se comportaban con las ratas hembras.

Los investigadores descubrieron que el ratio sexual en el útero no tenía efecto alguno, pero si que encontraron diferencias en el comportamiento en base al tipo de camada en el que se habían criado. Cuando los machos se hacían mayores en compañía de muchas hermanas, al ser puestos en compañía de hembras receptivas pasaban menos tiempo montandolas que las ratas que habían sido criadas en camadas con muchos machos o en camadas sexualmente equilibras. Pero penetraron y eyacularon en las hembras tanto como las demás ratas macho, lo que quiere decir que los machos son más eficientes en el apareamiento.

Los machos podrían estar compensado el hecho de que son menos atractivos a las hembras. Esto se podía deducir observando a las hembras, si querían copular con un macho hacían un determinado movimiento y movían las orejas para volver loco a los machos; el caso es que las hembras lo hacían menos cuando estaban con machos que habían crecido en camadas con muchas hermanas.

En este caso eran ratas, pero los resultados podrían tener implicaciones para los humanos también. Lo que refleja es que la familia es importante, el número de hermanos y hermanas que tienes, y como interactúan entre si. Las familias son particularmente importantes al formar nuestra personalidad. El entorno donde creces no determina tu personalidad, pero si que ayuda a darle forma, a moldearla.