La monogamia, la poligamia y el poliamor

Los tiempos cambian, e Internet está ayudando a que algunas cosas cambien más rápido al poner en contacto rápidamente a personas con ideas y gustos similares, da igual que sean minorías, un simple foro puede ser su punto de encuentro y ahí pueden encontrar todo el apoyo que necesitan para mantener sus ideales.

En lo que se refiere a las relaciones humanas, en occidente predomina de forma evidente la monogamia, de hecho mucha gente piensa que la monogamia siempre ha existido o que es la única forma razonable de convivir.

Por definición, monogamia quiere decir que compartimos nuestro amor con una sola persona, ya sea de nuestro mismo sexo o del opuesto, es por tanto una relación donde ambos miembros llevan una relación amorosa y sexual exclusiva.

El tema es que la monogamia ha coexistido a lo largo de la historia con otras estructuras de relación, como por ejemplo la poligamia, donde un hombre suele tener varias parejas o esposas.

¿Monogamia o infidelidad?

Para entender y aceptar cualquier otro tipo de relación que no sea la monogamía, debemos diferenciar este tipo de relaciones de la infidelidad. Cuando una persona está inmersa en una relación monógama, el tener relaciones con una tercera persona es una infidelidad, sin embargo en una relación no monógama, como sería la poligamia, no se debe considerar infidelidad ni debe dar lugar a este tipo de sentimientos.

Relaciones abiertas y el poliamor

Dentro del universo de relaciones no monógamas, destacan principalmente las relaciones abiertas y el poliamor. Por relaciones abiertas se entiende aquellas en las que ambos miembros de una pareja aceptan que su pareja pueda tener relaciones sexuales con otras personas. El poliamor va un paso más allá, e implica que tu pareja puede tener relaciones sexuales y sentimentales con otras personas.

Uno podría pensar que esto implica un descontrol total, u orgías cada dos por tres, pero resulta que también se practica la fidelidad en la relaciones de poliamor, de modo que muchos tienen relaciones sexuales y sentimentales exclusivamente con sus múltiples parejas.

Por poner un ejemplo, las parejas que practican intercambios, los swingers, se consideran relaciones abiertas, pero no poliamor.

Una vida loca que diría Céspedes, pero es que las relaciones sexuales, sentimentales, las citas, el matrimonio, y los divorcios han cambiado con el paso del tiempo, y seguirá cambiando. Como comentaba al comienzo, Internet y los medios de comunicación han permitido que emerjan con mayor rapidez las relaciones no monógamas, y lejos de desaparecer, continuarán desarrollándose, sólo el tiempo dirá cual es su futuro.

Hoy por hoy en occidente reina la monogamia, es quizás lo más sencillo de llevar, o simplemente lo más aceptado socialmente.