Manual de vuelo para tener sexo en el avión

Lo de tener sexo en el avión no es que sea un mito, de hecho muchos aseguran haberlo practicado, y sin embargo no parece sencillo, ya que por los pasillos no para de pasar gente, tus compañeros de asiento siempre andan fisgando lo que haces y dejas de hacer, y porque el cuarto de baño aparte de pequeño tiene un trasiego constante.

Pienso que hacer el amor en un avión requiere de cierta planificación, lo ideal es un vuelo largo, de los que te tiras al menos 4 o 5 horas en vuelo, o incluso más, cosa de que haya tiempo suficiente como para que la mitad del pasaje decida echar una siesta y la tripulación darse un descanso para tomar un café.

Estos vuelos suelen contar con muchos baños, de manera que si bloqueas uno de ellos en las horas de menos trasiego pues ningún pesado se pondrá a hacer cola, simplemente irá a otro baño. Podéis optar por ir los dos a la vez, o bien en plan discreto, primero uno y un poquito después se mete el otro cuando nadie mire.

Está claro que tener sexo en el avión puede ser una fantasía sexual de lo más excitante, pero si lo intentas hacer realidad verás que no es tan sencillo como parece, especialmente porque una vez dentro el espacio es tan reducido que no vale cualquier postura, así que para que andes prevenido aquí tienes este manual de vuelo, para tener sexo a gusto a diez mil metros de altura, con tu pareja o con la azafata.

Si no te atreves a colarte en el baño con otra persona, siempre tienes la opción de hacer manitas por debajo de la manta.