Meter el dedo en el ano

Lo de meter el dedo en el ano, ya sea el tuyo o el de tu pareja, es una experiencia que algunos desean practicar, y que otros han practicado en el pasado y quieren repetir a solas o en pareja. Sea como fuere, evitar pillar a tu pareja por sorpresa, dile o dale a entender lo que pretendes hacer, o de lo contrario puede que resulte doloroso.

Hay quien experimenta por primera vez lo de meter el dedo en el ano cuando acuden a la consulta del médico o como extraño remedio para cortar el hipo. Pero estos son otros temas, realmente hoy vamos a hablar de ello pero dentro del ámbito de los placeres sexuales.

Hoy en día muchas parejas disfrutan metiendo el dedo en el ano de su pareja, ya sea durante los juegos sexuales, la masturbación o el coito. Además puede ser una buena idea para “calentar” antes de una penetración anal.

Antes de meter el dedo en el ano

Como he comentado, antes de meter el dedo en el ano de tu pareja es conveniente avisar. Si se trata del tuyo, entonces simplemente te debes relajar y haber lavado tus manos previamente para evitar la introducción de suciedad y bacterias.

Otra opción es utilizar algún tipo de guante, por ejemplos guantes de goma o látex, ya que son higiénicos y además una vez lubricados se deslizan mucho mejor que un dedo a pelo. Igualmente, para meter el pene, entra más fácil si usas condón.

A la hora de meter el dedo en el ano

A la hora de meter el dedo en el ano, puedes empezar por un dedo y luego incluir alguno más en la expedición, también puedes probar a meter al mismo tiempo a meter un par de dedos en la vagina, a fin de cuentas está muy cerca y puede resultar muy excitante.

Ve poco a poco y sin escatimar en lubricante, al cabo de unos minutos el esfinter se va relajando y te será más fácil. No desesperes, y si se resiste trata de trabajar la respiración profunda, inspira y espira para relajar los músculos de ahí abajo.