Posturas con la mujer encima

Una de las posturas sexuales preferidas de las mujeres de hoy en día es estar encima. Quizás unas décadas atrás esto resultaba incómodo a algunos hombres, pero hoy en día esto ya no implica ningún tipo de sumisión, además resulta muy placentero para ambos.

Las posturas con la mujer encima del hombre son muy interesantes para ellas, puesto que les permite tener el control sobre el ritmo, la profundidad de penetración y la intensidad del roce con los genitales externos de la mujer, donde se encuentra el clítoris.

Para el hombre es placentera esta penetración porque el ángulo de penetración favorece el roce del glande en el interior, además la situación y el poder contemplar a la mujer en todo su esplendor dispara los estímulos visuales, tan importantes en la sexualidad masculina.

Por si quieres probar algo diferente, una variantes de las posturas con la mujer encima consiste en que el hombre se tumbe relajadamente boca arriba, con las rodillas dobladas, pero piernas separadas.

Ella se coloca encima como siempre, pero en esta ocasión debe colocar un pie apoyado completamente sobre la planta, con la rodilla doblada hacia arriba, como si hiciera amago de levantarse o estuviera haciendo estiramiento.

Su otra pierna la debe estirar y quedar apoyada desde la rodilla hasta el pie. El resultado sería algo parecido a lo que vemos en la imagen, pero obviamente falta el hombre debajo.

Lo bueno de esta postura sexual es que le da mucha libertad a la mujer para subir y bajar, ir hacia delante o hacia atrás, y general realiza cualquier movimiento con menos esfuerzo. Lo malo es que no debemos estar todo el tiempo con esta postura, ya que ella podría llegar a tener calambres en la pierna.