Qué hacer cuando hay problemas para mantener la erección

El hombre necesita tener la certeza de que la mujer está disfrutando de la relación sexual, de lo contrario su libido se podría venir abajo, ya que comienza a pensar en qué está haciendo mal, se acaba distrayendo y para cuando se quiera dar cuenta ha perdido la erección.

Da igual que uno pueda tener más o menos experiencia en la cama, estas cosas ocurren, y por lo general estos problemas se deben a bloqueos mentales, no es algo físico, el hombre es así, y necesita saber que su pareja está excitada, ya que esto alimenta su excitación y su confianza.

De hecho, sucede que cuando se experimentan esta clase de problemas, el hombre es capaz de mantener la erección en otras situaciones, probablemente es capaz de masturbarse sin problemas, incluso puede que la cosa funcione durante el sexo oral y en determinadas posturas, y sin embargo al cambiar algo se produce el «click» y se desencadena el «desastre», el pene pierde fuerza, él se agobia, y ella se frustra.

La única, o quizás la mejor, solución a este tipo de problemas es la comunicación, hablar y exponer sin miedo a reproches lo que cada uno siente y piensa en esos momentos, con idea de tratar de dar con la clave del problema.

Puede que resulte frustrante, pero una vez que nos relajamos, estos problemas suelen desaparecer con la misma espontaneidad con la que aparecen, no hay un remedio mágico, simplemente es una muestra más del control que tiene nuestro cerebro sobre nuestro cuerpo.

Como mujer no hace falta que sientas pena ni lástima por él, pero tampoco indiferencia, simplemente hazle saber que disfrutas haciendo el amor con él, que te encanta su pene, y si hay algo que no te esté gustando, díselo porque a buen seguro lo cambiará con tal de que ambos podáis disfrutar.

Hay que evitar los reproches y ser constructivos. Lo que podéis hacer durante un tiempo es evitar el coito si es en ese momento cuando pierde la erección, disfrutad del sexo oral o la masturbación, y cuando sienta seguridad en si mismo, sin prisas, podéis probar a volver a hacer el amor.