Sexo oral, la felación

El sexo oral yo pienso que le gusta prácticamente a todo el mundo, al menos recibirlo, porque lo que es darlo ahí ya más de una y de uno se escaquea con todo tipo de excusas… el artículo hoy está orientado a dar sexo oral a un hombre, lo que se conoce como felación, o más popularmente mamada.

Hacer una felación es sencillo, por no decir sexy y divertido tanto para el que da como para el que recibe, siempre y cuando sepamos enfocarlo y no lo tomemos como una obligación, si lo vas a hacer a disgusto mejor no lo hagas, si realmente tienes interés pues sigue leyendo.

Lo divertido de la felación es que se puede realizar prácticamente en cualquier lugar, a mi me la han llegado a hacer en la playa (por la noche claro), en el pasillo de un edificio, mientras conducía el coche, e incluso en el cine. Esta última fue quizás de las más excitantes, dado que era un lugar publico, aunque tan mala era la película que la sala estaba prácticamente vaciá. Historias a parte, entremos en materia, el artículo es largo, así que es más fácil si te vas guiando por los números y las negritas:

  1. Tanto si es la primera vez, como si quieres innovar, no está de más tener a mano unos cuantos extras que aporten diversión y sabor. Me refiero a algún juguete erótico como un anillo para pene o bien algún tipo de lubricante comestible de sabor, existen con sabores a plátano, fresa, menta, etc.
    Si no quieres comprar lubricante puedes usar algún caramelo o bien algún sirope o crema que tengas en casa y que sea de tu gusto. Personalmente desaconsejo la crema de cacao, más conocida como Nutella, aquello lo pringa todo, como no controles se vuelve un desastre… y mira que me gusta la Nutella.
  2. Estudia un poco, aquí me refiero a que leas alguna guía como esta y si es posible veas algunos videos para pillar ideas de como puedes darle sexo oral a tu hombre. Para esto puedes echar mano de Pornhub o Youporn, dos webs al estilo Youtube pero con videos porno gratis.
  3. Ponte cómoda/o, lo mejor para dar placer es estar cómodo, nada peor que estar con el cuello torcido, según como os lo montéis simplemente busca la postura que te sea mas cómoda. Algunas de las posturas más habituales son:
    • De rodillas o en cuclillas frente a él, es una postura muy explicita y excitante, lo suyo es hacerla en lugares que no sean públicos.
    • Otra variante podría ser con él sentado y tu de frente entre sus piernas, puedes acomodar una almohada o cojín bajo tus rodillas para estar más cómoda.
    • Si confiás en tu pareja, me refiero a que no es un bruto y sabe controlarse, puedes probar a tumbarte boca arriba y que sea él el que te meta el pene en la boca y controle cuando entra y sale.
    • Si estás en un coche, pues ya vemos en las películas que basta con reclinarse, sin embargo esto es bastante incomodo para la persona que hace la felación, lo suyo es irse a la parte de atrás, que se tumbe y ya tu te acomodas como puedas.
  4. Si vas a usar condón, hazlo desde el principio, de lo contrario no sirva más que para recoger el semen, es importante que cuando pretendas darle sexo oral a un hombre que no conoces demasiado o con el que llevas poco tiempo, uses protección, uno nunca sabe que posibles enfermedades de transmisión sexual puede padecer sin presentar síntomas.
    Además no hay excusa, hoy en día hay condones de sabores que van muy bien y mantienen su sabor durante rato. Si te pone alguna pega, se lo puedes colocar sin que se de cuenta, esto requiere un poco de destreza pero nada que no se consiga con un poco de practica, sencillamente ponte el condón en la boca o bien tenlo escondido en la mano, cuando vayas a meterte el pene en la boca colocas el condón en la punta y a medida que te vas metiendo el pene en la boca, retienes el preservativo y lo vas deslizando todo lo largo del pene.
  5. Juega con el pene mientras está flácido, algunas mujeres cometen el “error” de esperar a que el pene esté erecto para llevárselo a la boca, cuando realmente puede resultar muy excitante tener el pene flácido dentro de la boca y sentir como se va hinchando por la excitación.
  6. ¿Mamada húmeda o mamada seca? Lo principal e ineludible es evitar roces, así que esconde tus lindos dientes tras tus suaves labios, a continuación toca saber si a tu hombre le gusta una mamada húmeda o más bien seca, es decir, con más o menos saliva.
    No hay ninguna norma escrita, y si bien puedes llegar a ser una experta chupando pollas, difícilmente desarrollaras la capacidad de leer la mente, con esto me refiero a que le preguntes… y si no lo tiene claro pues ver probando y a ver qué dice.
  7. Experimenta. Si has llevado a cabo el paso dos, tendrás un montón de ideas para llevar a la práctica… está claro que con tus labios y tu lengua eres capaz de hacer más que cosas que chupar y chupar, tomate un respiro y ponle el flujo a punto de nieve.
    Prueba a besarle el pene, a jugar con la punta de tu lengua, a chupar solo la punta mientras con la mano lo masturbas, juega con sus testículos, en fin, experimenta.
  8. Usa las manos, a menos que el reto sea no usarlas, lo ideal es que estas te ayuden y te faciliten la tarea. Como mencionaba en el punto anterior, resulta muy placentero cuando te chupan la punta del pene, mientras con una mano te masturban, es una sensación de como si quisiera tu semen en su boca ya! Y esto a un hombre le pone a mil.
    La boca y la mano forman un equipo perfecto, cuando la boca se cansa, la mano puede menear el pene con energía, cuando la boca succiona con pasión, la mano puede sujetar el pene por la base para que no se escape.
  9. Garganta profunda, no se si habrás oído hablar de ello, pero es una practica habitual en muchas películas porno, y por tanto no es tan fácil como parece. Recuerda que tras una escena porno hay todo un equipo de rodaje y que los protagonistas son profesionales con mucha practica.
    El deep throat o garganta profunda consiste en meterse el pene completo en la boca, y como lo normal es que sean unos 15cm es necesario desviar la punta hacia la garganta. Si ya te haces una idea, también te darás cuenta que no es sencillo, por medio está la campanilla que provoca el acto reflejo del vomito y por supuesto tapona en parte la entrada de aire a los pulmones.
    Para llevarlo a cabo es necesario relajar la mandíbula, los músculos de la garganta y practicar. Si no lo consigues no pasa nada, puedes ser la reina de las felaciones sin necesidad de hacer una garganta profunda.
  10. Contacto visual. Dependiendo de la postura que hayáis adoptado para el sexo oral, trata de mantener un contacto visual con tu hombre, mirale a los ojos, puedes ensayarlo frente al espejo incluso: mirada lasciva, mirada de sumisión, mirada de placer, etc.
    Una mirada puede transmitirle mucho, excitarle aún más, y si eres capaz de mirarle la mirada mientras se está corriendo en tu boca probablemente jamas olvide esa felación y con frecuencia cada que vez se masturbe a solas le venga el recuerdo a su mente.
    Este juego lo puedes complementar con gemidos o expresiones de placer, pero sin exagerar, que ya sabemos que el pene no es una barita mágica ni un helado de chocolate.

Si llegas hasta este punto de la felación probablemente tu hombre haya llegado al orgasmo o este cerca, ten en cuenta que lo de correrse dentro o fuera de tu boca es elección tuya, no debes dejar que te fuerce, esa sería una actitud muy fea, indica dominación y falta de respeto.

Quizás te preguntes por la cantidad de semen, esto varía de un hombre a otro y en función de la frecuencia con la que eyacula, si se masturba a diario pues no saldrá demasiado, si aguanta una semana te puede llenar la boca de semen.

Si quieres dejar que se corra en tu boca, nuevamente tienes dos opciones, o te lo tragas o te deshaces del semen. No lo escupas de cualquier manera, queda feo, en todo caso ten preparado un pañuelo, un papel o sencillamente en tu mano… también puede que te excite extenderlo sobre tus pechos o el estomago.

Espero que estos consejos sobre el sexo oral y la felación en particular te resulten útiles, si tienes alguna pregunta o quieres añadir algo no dudes en dejar un comentario más abajo.