Archivo de la etiqueta: Jelquing

El método jelqing

Seguramente en alguna ocasión hayas oído hablar a un amigo o conocido sobre el método jelqing y cómo se puede alarga el pene a partir de una serie de ejercicios con la mano. Una práctica que requiere de regularidad y cuyos movimientos se asemejan al ordeñado de las ubres.

Algunos dicen que este método tiene su origen el los países árabes y que durantes cientos de años fue transmitido de padres a hijos con idea de que estos últimos poseyeran grandes penes, un símbolo de virilidad y fuerza.

Este método jelq basa su funcionamiento en el poder de la tracción sobre los tejidos humanos, de hecho los alargadores de penes más conocidos emplean este mismo sistema y en multitud de culturas se ha empleado y de hecho se sigue empleado para estirar diferentes partes del cuerpo: cuello, orejas, labios, etc.

La diferencia es que este método puede ser arriesgado si no se hace con cuidado, la ansiedad por conseguir más centímetros puede llevar a un hombre a producirse lesiones en el pene, y es que el método jelqing por medio de los masajes va rompiendo las celdas más exteriores de los cuerpos cavernosos, los cuales son los que absorben durante una erección más del 90 % de la sangre que llega al pene con idea de que el pene se expanda a lo ancho y sobre todo a lo largo, al ir rompiendo las membranas celulares van expendiéndose y mientras duermes se regeneran.

Existen diferentes ejercicios dentro del método jelqing, y la idea es realizarlos con regularidad: al menos una vez al día y dejando al menos un día de descanso por semana, así los cuerpos cavernosos tienen tiempo de regenerarse. En pocos meses – 2 ó 3 – se supone que podemos notar los primeros resultados.

Cómo realizar el método jelqing o los jelqs

Durante los ejercicios del método jelqing trabajamos insistentemente sobre la piel del pene, así que es imprescindible aplicar lubricante para que sea más cómodo y evitar irritar la piel. Los movimientos te van a recordar al ordeñado de unas ubres o como cuando tienes el pene flácido y quieres ponerlo erecto.

  1. Si no tienes lubricante íntimo a mano, puedes emplear algún aceite para masajes, o los que se emplean para los bebes. Cuando lo tengas, empieza por untarlo en tus manos y todo lo largo de tu pene, masajealo hasta que esté semi erecto.
  2. A continuación tienes que sujetar el pene por la base, como si hicieras el símbolo de OK como la chica de la imagen, debes rodear el falo con tu dedo índice y pulgar. Sujeta bien el pene, sin apretar demasiado.
  3. Lo siguiente es deslizar los dedos por todo lo largo hasta el glande, este movimiento empujara la sangre que ya está dentro de los cuerpos cavernosos a ir hacia la punta, es un poco como cuando se nos acaba la pasta de dientes y exprimes el tubo apretando todo lo largo para que salga el resto.
  4. Sin prisa pero sin pausa debes repetir el ejercicio con una y otra mano, es lo que se conoce como jelqs, y recuerda que el pene en ningún momento debe estar completamente erecto, tiene que estar medio erecto, que aún sea manejable, si se pone demasiado duro entonces para hasta que baje la excitación.