Archivo de la etiqueta: Sexo vende

Sustitutos del sexo

Hablar de sustitutos del sexo en el blog de sexo resulta un poco contradictorio, pero es que me ha llamado la atención un artículo publicado en el blog de sexualidad de MSN titulado 10 sustitutos del sexo. Curiosamente todas las alternativas requieren gastar dinero, y de qué manera, en total si haces el circuito completo vas a necesitar más de 1000 euros ¿realmente merecerá la pena o hay gato encerrado?.

Sigue leyendo

El sexo vende? No siempre

Ya desde hace tiempo estamos acostumbrados a que ciertas marcas o al vender cierto tipo de productos se acompañe la escena de una o varias mujeres, dando por hecho que el sexo vende, sin embargo un reciente estudio echa un poco por tierra esta teoría, al señalar que no vale simplemente con colocar una chica guapa como reclamo.

Parece que todo depende de la puesta en escena de la publicidad, ya que tras realizar cuatro experimentos diferentes quedó demostrado que el contexto importa a la hora de persuadirnos de comprar un determinado producto.

Al parecer la belleza de la modelo importa más cuando se emplea como gancho antes de anunciar un producto atractivo. Sin embargo, cuando la modelo y el producto comparten plano, las críticas o la evaluación que haremos de la publicidad se centrará más en el producto. Ahora bien, si el atractivo de la modelo es lo que se utiliza como argumento, es el caso por lo general de los productos de belleza, el impacto dependerá de la percepción que tengamos de nosotros mismos.

Esto último quiere decir que si pensamos que podemos mejorar con ese producto lo valoraremos de forma positiva, sin embargo si no creemos en que podemos mejorar y que este producto no nos ayudará nuestro interés decaerá y no le veremos interés alguno por muy guapa que sea la modelo.

En resumen, el tema sería que la eficacia de utilizar una persona atractiva en un anuncio o promoción vende dependiendo de cómo utilicemos este atractivo, y en caso de duda, siempre podemos hacer como el taller que sale en la imagen de arriba 😉

Vía Scienceblog