Terapia de reemplazo hormonal y Cáncer de mama

La terapia de reemplazo hormonal se ha empleado en los últimos treinta años para reducir los riesgos cardiacos de las mujeres, al tiempo que proveía efectos protectores contra la osteoporosis y la fractura de huesos en general. También como consecuencia de la menopausia muchas mujeres notaban en mayor medida el descenso de estrógenos en su organismo, y para paliarlo recibían este tipo de terapias.

Mientras que el estrógeno endógeno (es decir, el estrógeno producido por los ovarios y otros tejidos) puede producir cáncer, los estrógenos exógenos empleados en la terapia de sustitución hormonal proporcionan un efecto protector y ayudan a reducir el riesgo de cáncer de mama, de acuerdo con resultados de un estudio canadiense de la Universidad de British Columbia.

Los análisis sugieren que para determinadas mujeres la terapia de reemplazo hormonal no sólo es beneficiosa y segura, sino que además les puede ayudar con el cáncer de mama. Para los investigadores, estos resultados deberían animar aún más a otros científicos a indagar sobre los estrógenos en esta línea.

Lo que hicieron fue revisar los datos recabados por Women’s Health Initiative (un estudio que se centra en buscar estrategias para prevenir las enfermedades del corazón, el cáncer de mama y colorrectal, y fracturas en mujeres posmenopáusicas), y se fijaron en aquellas mujeres que tenían antecedentes en su familia de cáncer de mama, los datos mostraban una reducción significativa en aquellas mujeres que habían recibido estrogenos!. Además, el 75 por ciento de las mujeres sin enfermedad benigna con anterioridad a la inscripción provisional también tenían un riesgo reducido de cáncer de mama..