Tipos de lubricantes íntimos

Los lubricantes íntimos son un complemento estupendo para las relaciones sexuales, es un producto barato, que se conserva bien a cualquier temperatura y que evita las fricciones. A muchas mujeres las ayuda cuando no consiguen lubricar lo suficiente de forma natural, muchas personas los emplean también para la masturbación ya sea mano o cuando usamos algún masturbador.

Los lubricantes íntimos además hacen sentir los condones de manera más natural y reducen las posibilidades de que se rompan – siempre que sean lubricantes a base de agua –, también pueden hacer que el sexo sea mucho más cómodo, y hace que el sexo anal más seguro y más agradable (a diferencia de la vagina, el ano no se lubricada por si solo).

Lo acabo de comentar de pasada, pero es importante saber a la hora de comprar un lubricante intimo que existen diferentes tipos según su composición, siendo principalmente: lubricantes a base de agua, a base de silicona o a base de aceites.

Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes, y aunque hoy en día ya existen híbridos que combinan agua y silicona, ahora vamos a hacer un repaso de cada uno de ellos por separado.

Lubricantes a base de agua

Los lubricantes a base de agua suelen ser los más baratos, y también los más vendidos, no sólo por su precio, sino también porque son aptos para todo tipo de penetraciones, los podemos encontrar de todo tipo de aromas y sabores siendo además comestibles, se pueden usar con todo tipo de juguetes eróticos, no manchan, ni provocan reacciones alérgicas

Visto así, parece el producto perfecto, bueno-bonito-y-barato!, pero claro, resulta que su consistencia no siempre es la más recomendable para cierto tipo de penetraciones prácticas. Su principal ingrediente es a su vez su principal problema, el agua que contiene se evapora o se absorbe por la piel, de manera que pierde sus propiedades mucho antes que los lubricantes a base de silicona.

Lubricantes a base de silicona

Voy a empezar por lo malo, se trata de un lubricante más caro, por lo general no se puede usar con juguetes eróticos hechos de silicona, ni tampoco con muchos modelos de preservativos, pueden manchar las sábanas y puede que no sean comestibles.

¿Entonces por qué iba a comprar lubricantes a base de silicona? Muy sencillo, lo importante es que lubrican, y lo hacen mucho mejor que los de agua dado que su ingrediente principal ni se evapora ni se absorbe, por tanto duran mucho más y además son más consistentes, con lo cual son perfectos para penetración anal y otro tipo de penetraciones extremas.

No se suele recomendar para penetración vaginal, entre otras razones porque como no se evapora se queda sobre la piel y puede acabar provocando alguna irritación.

Lubricantes a base de aceites

Estos lubricantes no se deben usar con condones de látex ni con juguetes eróticos, además pueden provocar en las mujeres infecciones por hongos u otras enfermedades de transmisión sexual. Lo bueno que tienen es que duran más, pero si además de los inconvenientes mencionados te digo que mancharan tus sábanas, probablemente no los quieras ni en la mesilla de noche 😉