Yasmin y la trombosis como efecto secundario

Ahora resulta que las mujeres que usan Yasmin, uno de los anticonceptivos más vendidos del mercado y comercializado por Bayer Schering Pharma, tienen un mayor riesgo de sufrir peligrosos coágulos de sangre que aquellas mujeres que venían utilizando píldoras con composiciones más antiguas.

Al parecer, un par de estudios han descubierto que las mujeres que usaban píldoras anticonceptivas con drospirenona, una de las hormonas usadas en la composición de Yasmin, duplicaba e incluso triplicaba el riesgo de tromboembolismo venoso (coágulos de sangre) con respecto a las que emplean la hormona sintética levonorgestrel.

En cualquier caso, antes de sembrar la alarma conviene señalar que el riesgo de que esto ocurra es bajo, y además se trata de coágulos que no resultan mortales. En Estados Unidos, los resultados de los estudios ha registrado que las tasas de casos de coagulación de la sangre son de casi el 31% en mujeres que usan píldoras con drospirenona y del 12,5% en el grupo de control (las que no lo usaron).

En opinión de la compañía farmacéutica Bayer, los datos de los estudios no revelan nada nuevo o que no se supieran ya sobre la seguridad de los anticonceptivos orales, y de hecho argumentan que estudios anteriores llegaban a conclusiones bien diferentes.

Sea como fuere, hace un año Bayer revisó los prospecto de sus píldoras añadiendo nuevas advertencias sobre los riesgos de su uso, en su momento dijo que estas nuevas advertencias no alteraban el baremo entre riesgos y beneficios, y que seguía siendo seguro su uso.

Actualmente Yasmin es uno de sus productos mejor vendidos de la compañía, sin embargo ya el año pasado acumuló varios miles de denuncias de mujeres que habían experimentado problemas haciendo un uso regular de esta píldora anticonceptiva, tras estos estudios veremos qué pasa y si el mercado reacciona negativamente o acepta estos posibles riesgos.